9 puntos poco claros acerca de la Transformación Digital

1.- Envergadura y sector de la empresa: No es lo mismo un Banco, que está a la vanguardia de la tecnología informática (compartiendo su propia APIrest o teniendo competidores directos mirándole frente a frente como Nubank), versus una empresa minera con grandes procesos operativos internos. Sus enfoques estratégicos son distintos, sus necesidades tecnológicas también.

2.- Transformación Digital es una buzzword: Está tan de moda, que en vez de ser un aliado, se está convirtiendo en un peligro porque no define límites, y eso estratégicamente es de cuidado. Llamar a cualquier cosa que sea novedosa “Transformación Digital” o «disruptivo», solo nos hará perder la perspectiva y navegar en un mar de temas por los cuales no sabremos por dónde empezar para lograr nuestros objetivos.

3.- Transformación Digital no tiene que ver sólo con tecnología (¿o sí?): Hoy en día la Transformación Digital es un paradigma de los nuevos tiempos que abarca toda clase de cambios que ya se hicieron, se están haciendo y se harán. ¿Pero está bien que sea así? ¿es útil tener una redefinición tan amplia y etérea?. Por el gran impacto transversal que implica, se ha extendido el alcance de su definición a niveles muy ambiguos, al punto que cada quien tiene su propio concepto.

Pero si la Transformación Digital tuviera que ver con tecnología solamente (como inicialmente fue concebido) sería más fácil y ordenada la transición, ¿qué opinas?. Eso sí, ha puesto en evidencia una gran falta de cultura que es necesaria para llevarla a cabo.

4.- Transformación Cultural: Las organizaciones están compuestas por personas, la suma de sus mentalidades da lugar a la cultura, espíritu o mindset. Si esta mentalidad en conjunto no está alineada con un objetivo y empoderada con habilidades, herramientas y aptitudes, poco se puede hacer para activar la transformación. Últimamente se repite mucho “Transformación Cultural”, pero no tiene aún una ubicación clara y consensuada en el contexto estratégico.

5.- Transformar Digitalmente la organización no es el objetivo final: Además es genérico, no es medible y por tanto, difícilmente comparable. A mi modo de ver, por ejemplo, los bancos ya se transformaron digitalmente hace muchísimos años, su objetivo actual es puramente estratégico para estar por encima de cualquier transformación externa que pueda afectarlos, como las iniciativas que tengan que ver con criptomonedas. Ellos no viven una “Transformación Digital”, sino un estado de “evolución digital permanente”, un nivel superior de Transformación. Los Bancos ya cuentan con los recursos alineados para un fin de crecimiento innovador, no andan redescubriendo la rueda digital. Claramente son los que más facilidad tecnológica tienen en proporción a otras industrias y muestra de ello es que tienen su propio ecosistema de innovación (Fintech) ¿qué más señales?.

Entonces, la Transformación Digital es sólo tecnológica, pero es necesaria una transformación cultural para acompañarla, luego viene una “evolución digital” que es un proceso permanente ¿estás de acuerdo?.

6.- Transformación Digital no es “hacer” innovación: Para transformar digitalmente una organización (en el proceso interno) no se necesita hacerlo obligatoriamente innovando. Sorprende cuánto de lo que se llama innovación realmente es solo una adaptación. Es común la confusión de llamar innovación a las adaptaciones y Transformación Digital a los productos novedosos.

Es decir, la empresa transformada puede (y debe) producir altas dosis de innovación, pero no requiere de ella para transformarse por dentro. La empresa “menos tecnológica” del mundo, también puede innovar, así como la “más tecnológica y digital” puede parecer un robot sin ideas. La clave es la cultura (resaltemos este punto).

La Transformación Digital es más parecido a resolver un problema de matemáticas iterativo, que a crear cosas novedosas. Es como calzar piezas de Lego con el manual de instrucciones al lado. El problema es que no se cuenta con el “manual de instrucciones” porque lo tienen que desarrollar los propios colaboradores y no es a libre elección, tiene que ser la mejor forma digital posible en ese momento dado y en las condiciones precisas de mercado (p.e. si existen tecnologías de Cloud que brindan mejor costo-beneficio, no se puede optar algo de menor calidad sólo por desconocimiento).

El punto es lograr una organización que analice con precisión su presente, converse con su futuro y este lista para innovar con valor, reinventándose. Una organización transformada, es más parecido a una fábrica de valor para el cliente, porque la tecnología digital hoy en día está implícita en la creación de valor.

El punto es lograr una organización que analice con precisión su presente, converse con su futuro y este lista para innovar con valor, reinventándose

7.- Se confunde Transformación Digital con los productos que puedas ofrecer: La Transformación Digital es un proceso interno, no es el producto que ofreces. Ofrecer un producto maravilloso y tecnológico no hará que tus procesos internos se transformen de la noche a la mañana. Cualquiera puede ofrecer productos innovadores, pero si esto no es consistente con la transformación interna en la organización, de nada sirve, es solo maquillaje.

8.- Innovación tiene que ver con la cantidad de valor, transformación con el valor que puedes crear: Una vez transformada digitalmente tu organización, preparada la cultura con un poderoso mindset y entrenado para ser ágiles en un mundo tan veloz y cambiante, tus productos podrán marcar la diferencia, con gran innovación y valor para tus clientes de manera reiterada, porque estarás listo para hacerlo una y otra vez. La innovación estará el el ADN de tu organización, no será un simple “medicamento”. 

Innovación tiene que ver con la cantidad de valor, transformación con el valor que puedes crear

9.- La piedra angular de la Transformación Digital es el conocimiento: En los próximos años, la revolución cultural necesaria para la transformación digital, demandará muchísimo conocimiento actualizado. Eso conlleva a aprendizaje efectivo en el menor tiempo posible ¿estamos listos para ser grandes autodidactas?…¿estamos listos para entrenarnos rápidamente?

Javier González Ch.

Deja un comentario