Tiempo perdido en juegos

La fiebre por los videojuegos

No es raro escuchar casos de personas que han sucumbido al persuasivo poder de los videojuegos. Todo bien mientras sean solo dos horas diarias dicen los especialistas, pero considerando que vivimos en un mundo cada vez más interconectado, con los trabajos cada vez más dependientes de las computadoras, y además dependiendo de los celulares, ¿no es ya un poco excesivo volcar nuestro tiempo y atención a un dispositivo electrónico más?

La vida real, la vida de lavarse los dientes, de cruzarse con otras personas, de respirar el aire, está cada vez menos presente en nosotros. Vivimos perdidos en los problemas del trabajo, en las últimas notificaciones de celular o en cosas que realmente no valen la pena.

El estrés generado por esta burbuja cibernética, suele complacerse con un mundo altamente adictivo. ¿Es adecuado más carga digital en un mundo de por sí digitalizado?

Sin duda los videojuegos son muy entretenidos y pueden despertar muchas virtudes de coordinación, trabajo en equipo y reacción ante estímulos. Pero todo exceso es malo.

Los videojuegos podrían no ser positivos para la sociedad, en el sentido de no controlarlos deliberadamente. No lleguemos hasta el punto de tener ejércitos de jóvenes que han desperdiciado su valioso tiempo en horas de vano placer de éxitos irreales.

Los videojuegos son un entretenimiento, sin embargo pertenecen a una industria enorme y no será posible darle la espalda al impacto que genera.

¿Y si incluyera elementos que lo hicieran positivo?

Estimado lector, ese el futuro de los videojuegos: convertirlos en productivos para la sociedad.

Los videojuegos no podrán sostenerse más en una humanidad que destina millones de valiosas horas en la «nada», perdiendo el tiempo. Entonces la solución podría ser el desarrollo de algoritmos que permitan que situaciones de estrategia y respuesta, estén solucionando algún tipo de problema en algún lado.

No faltará el momento en que alguien se ilumine y desarrolle esta clase de soluciones: videojuegos sociales. Por ejemplo, un videojuego cuyo objetivo sea determinar la mayor cantidad de problemas en un entorno social específico, como un Hospital.

Miles de gamers en el mundo identificando personas que son mal atendidas, servicios que no están optimizados o demoras ilógicas. Ellos ganan diversión y puntos según el contexto del juego, y a su vez devuelven datos extremadamente valiosos para la gestión.

 

 

Deja un comentario